Coge un lienzo o papel en blanco, míralo atentamente durante un minuto y haz la siguiente pregunta: ¿Qué necesito realmente?

Elige lo que vas a pintar y comienza desde el exterior hacia el centro.

Durante el tiempo que coloreas, pide al fondo de tu consciencia aquello que realmente necesitas en tu vida.

Al terminar toma nota de los sentimientos y pensamientos que surgieron en esa conexión contigo.

Utiliza la contemplación del mandala cada vez que quieras pedir lo que necesitas.