Talleres

En los libros “El maestro del corazón” y “La libertad de ser”, Annie Marquier, para comprender la dinámica del ser humano, utiliza una analogía muy sencilla:

Podemos comparar la estructura del ser humano con un conjunto formado por un carruaje, un caballo que tira de él, un cochero que dirige el caballo y un señor, sentado en el carruaje, detrás del cochero.

Esta metáfora, extraída de las tradiciones orientales, describe así los cuatro cuerpos: el caballo representa las emociones (el motor), el cochero representa la mente que discrimina los caminos y ordena (la dirección), el señor que va en el interior, representa el alma que gobierna, elige e indica (la motivación, los deseos) y el carruaje, el vehículo, es la materia que permite la realización del viaje (el cuerpo). Cuando los cuatro cuerpos están alineados y en condiciones perfectas, la persona puede alcanzar el objetivo de ser en plenitud.

Los diversos estados emocionales dependen en gran parte de los pensamientos y no de lo que ocurre en el exterior.

A través de nuestros cuerpos, aquí y ahora, experimentamos la vida. Cuidando la energía que recibimos y procesamos a través de cada uno de ellos, podemos conseguir un sano equilibrio y desarrollo.

Trabajar en talleres

Propongo el trabajo en talleres porque dan forma a un proceso de desarrollo y toma de consciencia compartido. Estos talleres son fruto de mis pasiones, mis aprendizajes y mis capacidades, todos ellos bajo el lema Vivir con Consciencia.

  • Cocinar con consciencia, para cuidar el cuerpo físico
  • Pintar Mandalas como arte y meditación, para cuidar el cuerpo espiritual
  • Transformar los conflictos, para cuidar el cuerpo emocional
  • El cuerpo mental se alimenta con la filosofía de cada taller en sí mismo, a través de la toma de consciencia en cada momento y en cada acción.

Somos seres relacionados con seres

No somos pirámides aisladas en el desierto. Construir en soledad es limitante, la suma de capacidades enriquece los resultados.

Somos herederos de un individualismo que nos ha conducido a la soledad, a pesar de que todos tenemos las mismas necesidades en distintas cantidades.
Compartir engrandece las alegrías, empequeñece las penas, amplia los horizontes, identifica, apoya, facilita el proceso de crecimiento, suma capacidades, enriquece los resultados. Todos tenemos algo que aprender y algo para enseñar. Somos caminantes dejando migas en el camino para alimentar a los que vienen detrás.

Ofrezco además acompañamiento personal a aquellos participantes que lo requieran.

 

¿Quieres apuntarte a un taller?

Rellena este formulario y me pondré en contacto contigo a la mayor brevedad.

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

¿En qué talleres estás interesado?
 Cocina con Consciencia Pintar Mandalas Transformar Conflctos

Tu Mensaje

Deseo recibir información periódica por email sobre novedades de El Arte de Vivir con Consciencia.