Cocinar con consciencia

Nos ocupamos de alimentar nuestra mente con pensamientos positivos. Nos ocupamos de alejar nuestro corazón de las emociones tóxicas. Podemos meditar para mantener la serenidad y la claridad del alma. Incluso realizamos algún tipo de ejercicio físico para activar el buen humor y mantenernos en forma. Todo ello contribuye para aumentar la calidad de nuestra frecuencia vibratoria.

¿Cuidamos la energía que ingerimos con los alimentos?

La educación recibida en nuestra cultura, ha tenido grandes vacíos. Nuestras escuelas olvidaron enseñarnos cómo ocuparnos de la alimentación. Son pocos los humanos que pueden nutrirse únicamente del sol y del aire. Afortunadamente el entorno nos proporciona todo lo adecuado para sobrevivir, la transmisión de conocimientos ancestrales pasan de generación en generación por las cocinas de todos los hogares y la intuición de nuestras necesidades nos indica lo que debemos comer.

Todo es transformación permanente. En estos momentos de cambios profundos es coherente desaprender viejos esquemas y diseñar de nuevo las pautas que permitan mantener el vehículo en estupendas condiciones para seguir avanzando en nuestra evolución.

Los alimentos tienen su propia frecuencia.

El proceso de nutrición, empieza cuando salimos de casa para comprar los alimentos, sigue con la elección, almacenaje, elaboración (cocina), presentación, masticación, ingesta, digestión, aprovechamiento y eliminación. Tan largo recorrido merece atención. Atender con consciencia cada paso de este proceso es una gran oportunidad para experimentar y desarrollar nuestras mayores capacidades de manera holística.

Cocinar conscientemente para nutrir los cuatro cuerpos.

Cómo pasar del trámite al placer

En nuestra cotidianidad existen muchos motivos que nos despistan de cuidar los hábitos primarios. A menudo cumplimos para asegurar las funciones vitales. Esperamos que el estómago reclame su dosis de comida y mientras se descongela en el microondas la lasaña del supermercado, devoramos todo lo que está a nuestro alcance porque el cuerpo reclama con carencias su necesidad de ser atendido.

A menudo categorizamos nuestra alimentación cómo un mero trámite al mismo nivel que lavarse antes las manos y los dientes después, ocupando nuestra mente con otras actividades mientras realizamos la acción. A veces, sobrevivimos con rutinas descuidando la atención que merece cada actividad.

Podemos entregarnos por completo a un trabajo que nos apasiona. Podemos conectar con nuestra respiración y calmar la mente. Podemos disfrutar con una actividad que nos produce bienestar (deporte, socialización, expresión artística, dormir, estudiar…) Perdemos la noción espacio/temporal, hasta que el cuerpo responde con cansancio o con molestias en alguno de sus órganos, huesos, músculos…

¿Sabemos cómo reponer la energía gastada para seguir construyendo momentos de bienestar?

Cambiar la inercia del trámite es un primer paso.

Cualquier momento es el adecuado para empezar. Si tu alimentación depende de ti mismo, no hay excusa. Si te presentan el plato en la mesa, tampoco hay excusa. Si la alimentación de tus seres queridos depende de ti, es una razón más para dedicarle tiempo y atención. Elegir de qué te alimentas y cómo te nutres depende únicamente de ti.

Ahora es el momento de tomar la responsabilidad.

La consciencia de centrarnos en el presente, nos permite disfrutar con cada actividad (cantar, reír, respirar, jugar, trabajar, correr, descansar, llorar, ser, amar…)
Cuando decidimos convertir la rutina de la comida que salva la necesidad primaria, en el placer de manipular y comer, estimulamos los sentidos, aumentamos la autoestima, la creatividad, la vibración energética y la salud. El cuerpo físico responde, las emociones responden, la mente responde y el alma consigue alcanzar sus objetivos con mayor facilidad. Todo lo que realizamos con la consciencia del aquí y ahora, aporta grandes beneficios que repercuten sobre nosotros mismos y se expanden a nuestro alrededor.

Vivir la cocina como una relación consciente con la alquimia, la creatividad, la poesía y la sabiduría interna.

Bajo este concepto y con un enfoque dinámico, para experimentar compartiendo, disfrutar y crecer un poco más, presento la propuesta de talleres sobre COCINAR CON CONSCIENCIA.

Programación y temas de los talleres

Desde la tierra que llena la despensa  (lugar donde comienza la inspiración) entrando en la cocina (templo donde se materializa)  hasta la mesa (altar que disponemos para  compartir), existe un conjunto de procesos de transformación para conformar una unión perfecta que nos alimenta a todos niveles.

OBJETIVO GENERAL:

Generalizar el concepto de cocinar y alimentarse con consciencia.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

Distinguir entre alimentación y nutrición. Ampliar conocimientos sobre las características energéticas de los alimentos, su correspondencia con las necesidades individuales, técnicas de manipulación, elaboración de recetas y presentación de platos.
Utilizar la cocina como laboratorio de alquimia.
Crear un espacio para compartir conocimientos.
Facilitar la creación de vínculos entre los asistentes.
Terminar cocreando un Mandala con las comidas elaboradas para compartir como ágape de cierre del taller.

CÓMO:

Compartiendo mis conocimientos y experiencia sobre cocina y alimentación. Con enfoque de dinámica grupal estimulando a que los participantes compartan sus conocimientos, experiencias y reflexiones.

TEMAS DE LOS DISTINTOS TALLERES DE COCINA:

  • Mediterránea (ancestral, conexión con la cultura, los ancestros y el entorno)
  • Equilibrada (atención a las necesidades de cada individuo)
  • Erótica (intencional, para reavivar el calor de la sensualidad)
  • Reciclada (elaborar a partir de lo que sobra)
  • Visual (saborear con los ojos)
  • Emocional (activar o compensar las emociones)
  • Sensorial ( implicando todos los sentidos)
  • Creativa (original, poética y atrevida)
  • Curativa (armonizar los desequilibrios)
  • Exótica (descubrir sensaciones nuevas)
  • Cocina para uno (autocuidado)
  • Vegetariana (sabrosa y colorida)
  • Platos rápidos y equilibrados (gestionar el tiempo de manera eficaz)
  • Para colectivos concretos (niños, ancianos, congresos, empresas…)

Se admiten sugerencias …
*Cada taller se adapta a las necesidades del grupo diana a quien va dirigido y al número de asistentes.

INFRAESTRUCTURA NECESARIA:

1.Espacio de trabajo que cumpla con la normativa sanitaria vigente.
2.Dimensiones adecuadas y suficientes para el número de participantes.
3.Si es posible, conexión a la red.

MATERIALES:

Todos los aparatos propios de una cocina además de un número de utensilios suficientes para que puedan trabajar varias personas simultáneamente.
Rollo de papel de cocina. Rollo de film plástico de alimentación. Pizarra para escribir.

PRESUPUESTO:

Se elaborará a partir de concretar cada propuesta de taller. Incluye materiales, honorarios y desplazamientos.

¿Quieres apuntarte a un taller?

Rellena este formulario y me pondré en contacto contigo a la mayor brevedad.

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

¿En qué talleres estás interesado?
 Cocina con Consciencia Pintar Mandalas Transformar Conflctos

Tu Mensaje

Deseo recibir información periódica por email sobre novedades de El Arte de Vivir con Consciencia.